El recibidor de Europa

Europa recibe a los refugiados sirios con una indiferencia hiriente, reprobable y absurda. Una y mil imágenes acaban demostrando la desgraciada fórmula de bienvenida a quienes huyen, desesperados, de una interminable guerra.

image

Sigue leyendo

Escuelas contra la destrucción

La educación sigue siendo la única alternativa para alcanzar un desarrollo de futuro

Foto: Omar Sobhani/Reuters

Sigue leyendo

Refugiados en los planes de futuro

“Cada día, morían un centenar de personas aquí”, reconoce con mucho pesar Hanaa, quien revive la crudeza de lo que ahora ocurre al otro lado de la frontera al recordar lo sucedido en este lugar del Líbano, años atrás. Se encuentra una fábrica de procesamiento de cebolla abandonada en el Valle de Bekaa. Todavía, son perceptibles las consecuencias del conflicto bélico que protagonizó Israel en el pasado. De aquel intento de invasión quedó un triste legado de muerte y destrucción.

Hanaa llora por dentro cuando se refiere a sus raíces enterradas en Siria. Donde hace varios años las bombas y los cruces de disparos eran impensables. Un país que, por aquel entonces, acogió a numerosas personas que huían del Líbano por cuestiones humanitarias. A día de hoy la situación es a la inversa. Los sirios necesitan de la solidaridad de los libaneses.

Deficiente situación de los Derechos Humanos en Siria

Mohammed y Hanaa llegaron el año pasado de Raqaa (Siria). Él había estado estudiando Ciencias Sociales en la Universidad de Alepo. Ella tenía planes de convertirse en profesora de historia después de terminar sus estudios en la misma Universidad. “Ni lo uno, ni lo otro”. Ambos se han visto obligados a buscar un refugio expulsados de su propia realidad. Partir de cero. Rehacer los planes parece haberse convertido en la única alternativa para esta joven pareja.

De momento, el futuro inmediato pasa por vivir como refugiados a la espera de que todo termine algún día. El proyecto profesional y familiar deberá aplazarse hasta que las condiciones regalen un mínimo de generosidad: la resignación y paciencia son la única posibilidad para seguir manteniendo presente la esperanza de regresar a Siria con la ilusión de abrir la puerta al constructivo conocimiento para cerrar la del destructivo fuego cruzado.

Muñeca de trapo

Un niña refugiada del conflicto de Siria juega con una muñeca

El insoportable conflicto de Siria sigue provocando que miles de familias huyan con lo puesto, y poco más. Salir del fuego cruzado se convierte en el único objetivo de padres y madres con la finalidad de proteger la vida de los suyos, por encima de cualquier otra consideración.

En el caso de los niños, la muestras de incomprensión son múltiples y complejo de resolver. No entender por qué los mayores llegan a arrebatarse la vida los unos a los otros resulta imposible de explicar a ojos y mente de un pequeño. Es más, jamas comprenderán que es tan importante como para llegar un extremo tan letal.

Los campos de refugiados en Líbano u otros lugares colindantes al país, en cuestión, están repletos de niños correteando y jugando en medio de  las improvisadas calles de tierra con una insuperable creatividad. Hacen continuas preguntas sin posibilidad de ofrecer una respuesta humanamente coherente. Y los progenitores y el resto de los miembros de la familia tratan de desviar su atención hacia otras actividades más amables y constructivas como el juego infantil.

Tanto es así que el padre de una pequeña inventó una muñeca con trapos y un trozo de madera en sustitución de uno de los juguetes más solicitados de su hija. Su construcción fue una evidente muestra de talento en medio de la nada.

Al abandonar Siria, Noura no pudo coger todas sus muñecas preferidas. Con siete años  de edad reconoce que echa de menos su casa, su habitación donde guardaba todas las cosas y, en especial, a todas sus amigas con las compartía horas y horas de juego.

A pesar de la triste escena que está obligada a soportar, vivir como una refugiada lejos del lugar de origen, presume de una familia que logra mantener intacta su dignidad infantil.

En tierra de nadie

La odisea vital de la joven Eva se suma a la cadena de problemas humanos y sociales que azotan con virulencia en el cuerno de África. Al sacrificio de tener que emigrar de Etiopía, esta historia, habilita un cómodo e impune espacio para la Violencia de Machista.

Todo ocurre en Somalilandia, un país independiente que se localiza en el noreste de Somalia. No se encuentra reconocido como tal por ningún otro país del mundo Un aspecto que agrava más la situación para aplicar con garantías la legislación internacional en materia de Derechos Humanos. Esta imposibilidad también trasciende al ámbito de la Ayuda Oficial al Desarrollo.

Así pues, esta muchacha abandonó su tierra, con el objetivo de incrementar las oportunidades de vida, y se acabo topando con un tierra no reconocida donde el agresor sexual no es detenido, ni juzgado por un tribunal ante un delito. Eva se convirtió en una víctima de violación perpetrada por “cuatro desalmados con los instintos más bajos totalmente desbocados”. De este abominable hecho nace un hermoso bebé.

La inseguridad se impone ante espacios esenciales como el social y judicial. En estos momentos, Eva trata de sacar adelante a su pequeño en un inhóspito lugar con el apoyo de Heba, una consejera local, a pesar de tener la sensación, cada mañana, de encontrarse en tierra de nadie…

Un tweet de crisis humana con el cuerno de África

El asombro sigue siendo dueño de una injustificable situación generada en tan sólo 146 caracteres. La lectura de dos esperpénticas frases construidas por una representante de la política en el Principado de Asturias congelan cualquier intento de comprensión y respeto ante una opinión. En esa comunidad autónoma, la responsable del área de Educación de  Nuevas Generaciones del Partido Popular, Salomé P.Villaverde, lanzó un tweet desbordante de la mayor muestra de insensibilidad, ausencia de conciencia solidaria y, en definitiva, absoluta falta de humanidad.

Contenido del tweet publicado

Al parecer, esta nefasta paráfrasis sobre una decisión gubernamental incuestionable (el envio de Ayuda Humanitaria al cuerno de África por la crisis registrada en la región) es un ideal personal e intransferible que no representa a ningún partido. En honor a la verdad, cabe recordar que NN.GG del PP en el Principado ha emitido una respuesta de censura y rechazo a las valoraciones efectuadas por la supuesta ‘promesa política’ en materia de educacion.

Pese a ello, ante la gravedad de los hechos, impostar distancias con una modelada declaración no se hace suficiente para demostrar una responsabilidad política esperada. Con independencia de las prioridades en la agenda política, un partido, instalado en un sistema democrático, está obligado a exigir el mayor grado de sensibilidad y, por ende, compromiso con el cumplimiento de los Derechos Fundamentales en el interior y exterior de las fronteras de un determinado país al que se pretende servir desde las instituciones.

No resulta tolerable que se dé cumplimiento a los DD.HH en el marco constitucional de un Estado y se abandone el acceso básico de las primeras necesidades de personas integradas en otros modelos sociales y culturales. Porque, curiosamente, en la mencionada Carta Magna, se reitera una y otra vez el ejercicio de la solidaridad.

Desde un 26 de octubre de 2007, dichas voluntades y comportamientos de generosidad de la sociedad española son canalizadas a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional que vio la luz con la promulgación del Real Decreto 1403/2007, bajo un gobierno del PP, presidido por José María Aznar. “La casualidad del pasado es una trinchera de argumentos en el presente”.

Aún así, esa peligrosa ceguera política, carente de los mínimos valores de humanidad, saltó al escenario de la Social Media con una sucesión de palabras impropias de un espiritu sano. En su defensa, P. Villaverde apela a su disconformidad con el discurso y la decisión del gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero. Es posible que, desde su atalaya política, puedan surgir diferencias en como gestionar unas u otras políticas. Pero, resulta que, en un desesperado intento por justificar lo injustificable, recurre a la discriminación negativa de los ciudadanos de Somalia para mejorar las condiciones de vida de los españoles. Es decir: “peor el remedio que la propia enfermedad”.

Esta joven ‘promesa de la política activa’ debería tener en cuenta, y no tiene, que la sombra de la pobreza transformada en el exiguo acceso a la nutrición, agua, salud, higiene, saneamiento o educación en el cuerno de África (Kenia, Somalia, Etiopía y Yibuti) afecta a medio millón de niños de ese área, según datos aportados por UNICEF.

Por su parte, Naciones Unidades (ONU) estima en 2.4ooo millones de dolares la inyección económica para abordar, con ciertas garantías, la actual crisis humanitaria. Por el momento, la comunidad internacional ha habilitado, con cierta demora, un puente aereo para asegurar un corredor de abastecimiento de las necesidades más urgentes. Y todo esto acontece en medio de continuas hostilidades entre las milicias integristas islámicas Al-Shabab y las fuerzas del gobierno somalí para lograr un dominio de la zona.

A mayores, una dilatada sequia de dos años y la despiadada especulación económica de los elementos básicos nutricionales, a tenor de los informes oficiales de Médicos Sin Fronteras (MSF), ha generado un éxodo de 1.500 personas/díarias que arriban, en condiciones pésimas, a los campos de refugiados diseñados por la ONG. En algunos casos, tres semanas bastan para alcanzar la cifra de las 40.000, entre mujeres, niños y hombres, llegando a desbordar los límites de la capacidad prevista.

Con los antecedentes conocidos, un tweet de semejante composición no solo debe forzar la  salida de su autora de los organos de dirección del partido al que pertenece sino también la inhabilitación en el ejercicio de cargo público de forma indefinida. “Más complejo se plantea ya, exigir una inmediata dimisión como ser humano”.