Actor Social – Trastornos alimenticios ¿Sociopatía capitalista inducida?

Esther Pineda.- La modernidad apremia cambios, la apertura a nuevos destinos, surgen nuevas problemáticas sociales (reales o inducidas), como también nuevas formas de solapar la desigualdad; en una sociedad inmersa en un modelo político y económico de corte liberal, donde el lujo, la vanidad y el status apremian, las necesidades básicas e imprescindibles de la mayoría de la población son pospuestas y a menudo olvidadas.

Como bien sabemos, dicho modelo económico se ha pre configurado y orientado no a la satisfacción de las necesidades básicas de los individuos sino a la creación y promoción de necesidades nuevas, secundarias y prescindibles.

Entre estas necesidades básicas, la más apremiante será la satisfacción del hambre, hambre históricamente asesina de nuestros pueblos oprimidos producto de la explotación y la monopolización de los recursos en pocas manos, hambre que ha menguado las capacidades de los individuos, invalidando, limitando, y excluyendo; hambre que ha llevado a los sujetos al trabajo explotador, alienante, castrante y reductivo como único medio para la insuficiente y deficiente satisfacción de las necesidades básicas.

Sin embargo, el sistema capitalista históricamente ha negado el hambre, argumentando que esta es producto de la incapacidad de los llamados pueblos del tercer mundo, ligada a nuestra herencia étnica. Se nos dirá que somos un pueblo atrasado, incapaz de satisfacer nuestra hambre, la que el sistema sembró en aquellas tierras expoliadas, hambre a la que fuimos condenados mediante la manipulación y explotación de nuestros recursos, hambre de nuestros pueblos que alimentó a nuestro opresor.

No obstante, el sistema pretende quitarnos ese castigo que fue privilegio nuestro durante siglos, el hambre deja de ser monopolio de los pobres.

¿Parece casual el creciente impacto de la anorexia, la bulimia y los múltiples trastornos alimenticios emergentes en nuestras sociedades? Parece por el contrario un mecanismo del capitalismo para desviar la atención de esa hambre producida en el seno de la inequidad económica.

Pero ¿Es posible comparar el hambre producida por la necesidad apremiante y la imposibilidad de satisfacerla por la ausencia o escasez de recursos, con aquella hambre producida por elección en quienes tienen diversidad y abundantes recursos alimenticios?

Si bien es innegable el carácter patológico y sociopático de los desórdenes alimenticios, es posible identificarlos como patologías surgidas en el curso y desarrollo de la dinámica social moderna, como patología inducida, mecanismo solapador del hambre real emanada de políticas económicas perversas y devoradoras.

El sistema ridiculiza y promueve el asco por los modos alimenticios alternativos desarrollados por los pueblos para la satisfacción de sus necesidades, al mismo tiempo que trivializa el hambre; le será dada mayor cobertura e interés a la pérdida de peso y trastornos alimenticios de las estrellas de Hollywood que los altos niveles de morbilidad infantil producto de la desnutrición e inanición por la intrincada pobreza en los distintos lugares del mundo.

De esta forma, al ser colocada la atención en aquellos que se privan y restringen de las bondades alimenticias ligado a intereses estéticos, es posible desviar la atención de los millones de niños, niñas, adolescentes, hombres y mujeres que mueren por la inequidad de un sistema que convirtió el hambre en comercio, la alimentación en un lujo, y el comer para mantener la vida un privilegio.

¿Es entonces la anorexia y la bulimia un ejercicio libre de voluntad producida por patologías psicológicas o por el contrario una sociopatía económicamente inducida?

El sistema ha comercializado el hambre, nos dirá cuando y como tener hambre, que y como debemos, queremos y podemos comer, no obstante, el hambre, la alimentación, la salud y la soberanía alimentaria de los pueblos no es una opción.

Puedes descargar el artículo íntegro en formato PDF

(Esther Pineda G. es socióloga, investigadora y escritora en las áreas de género, afrodescendencia y etnicidad. Autora del libro “Roles de género y sexismo en seis discursos sobre la familia nuclear”. E mail: estherpinedag@gmail.com  Twitter – @estherpinedag)

Actor Social – Educar en valores: ¿Realidad o ilusión?

Norelys Rivas.- Al hablar de valores debemos tener claro que no son ficciones o producto de la imaginación de alguno que quiso “complicar la cosa”, pertenecen a nuestra realidad y al día a día. Al respecto Ortega y Minguez Vallejos (2001, 27) sostienen “cuando se aborda la educación de los valores es importante, mas aun imprescindible, rescatar la realidad del valor, sacándola del mundo de la vaguedad y de la fantasía. Solo así podrá ser presentado como algo valioso, noble que merezca la pena esforzarse.”

Esto hace pensar y lleva a reflexionar sobre el enfoque y la connotación que se le da a la enseñanza de los valores, tomando en consideración que los niños, niñas y adolescentes que asisten a las escuelas ya vienen cargados con unos valores que le han sido inculcados en el hogar y que serán afianzados en la escuela.

Es necesario mirar hacia adentro, y descubrir esos valores en uno mismo, y además tomar conciencia de ellos, para preguntarnos hasta que punto estos guían la vida propia, descubriendo también que hay en cada uno, que es lo que más se valora, que necesitamos en nuestras vidas y comenzar a pensar en la relación con los demás.

La educación en valores exige y necesita la integración y cooperación de la familia, la formación del docente y algunas condiciones ambientales para que la tarea no sea en vano.

Es triste observar la violencia con que los niños y niñas en las aulas se maltratan y gritan, incluso existen los que no tienen otra forma de resolver los conflictos con sus pares sino es a través de la violencia, y digo que es triste porque eso solo demuestra que en la casa es así como se está actuando, y así algunas otras actitudes de los niños y niñas que nos demuestran la formación que están adquiriendo en su entorno y no es nada alentador el panorama que se vislumbra para la formación en valores.

Para leer el resto del artículo haz click sobre este link:

Educar en valres: ¿Realidad o ilusión?

(Norelys Rivas es licenciada en Educación y trabajadora en el ámbito social en  la prevención del maltrato y la violencia contra la niñez y adolescencia, por los derechos y los valores fundamentales de la familia en Puerto Ordaz, Ciudad Guayana/ Venezuela)

¿Hay fuga de cerebros en el Tercer Sector?

La calidad técnica del Tercer Sector discurre por un sendero muy esperanzador. Las organizaciones sociales consideran que el 70% de su personal cuenta con la formación adecuada para el desempeño de su trabajo, según datos del ‘Anuario del Tercer Sector de la Acción Social (TSAS) en España’, elaborado por la Fundación Luis Vives en colaboración con Obra Social Caja Madrid.

La profesionalización es un proceso inexorable y necesario para garantizar una prestación de servicios de carácter social. La canalización del sentimiento de la solidaridad debe traducirse en proyectos con efectivos resultados. Lo contrario, es similar a nadar a contra corriente. Este planteamiento debe ser directamente proporcional al nivel formativo, académico y técnico de los actores sociales que acometen una intervención. Sin embargo, sólo el 42% de las organizaciones reconoce contar con una partida presupuestaria exclusiva para dedicar a los recursos humanos.

Sin embargo, la crisis es la mascara perfecta para desmantelar parcialmente el tejido social, hasta el punto, de provocar un debilitamiento interesado y restar una autonomía de acciones, decisiones e incidencia política. Una situación que afecta directamente al capítulo de la formación continua, entre otros apartados profesionales. De hecho, ocho de cada diez entidades aseguran haber realizado acciones formativas en los últimos tres años, y tan sólo cuatro de cada diez perciben como suficiente la formación impartida, si bien el 60% la califican como buena o muy buena.

Casualmente, la gestión económica y la propia intervención han sido los campos en los que se han centrado las modestas actividades formativas. Pero, según los responsables del estudio, en la actualidad, comienzan a surgir nuevas necesidades que hacen que los programas formativos más demandados sean aquellos referidos al entrenamiento en habilidades directivas, herramientas web 2.0, captación de fondos, innovación social, RSE, ciberactivismo, planificación estratégica, etc.

Comprobamos que una de las perspectivas planteadas sitúa a la Brecha Digital en el centro del combate. El peligro del rodillo de la exclusión On Line es una constante amenaza para los colectivos de desarrollo. ¿Ha llegado tarde esta reacción?, ¿el escepticismo en la revolución 2.0 es ahora un lastre insalvable para la visibilización de las ONGs?

La rentabilidad de las acciones en la red indiscutible. Los proyectos Networking parecen haber calado en el seno del TS como una corriente cultural, ahora imprescindible. “Se ha pasado de la nada al todo”.

Esta nueva visión entronca con el dato de que el 90% de las organizaciones afirman disponer de suficiente capacidad de adaptación a los cambios. Si algo ha puesto de manifiesto la actual crisis socioeconómica son las nuevas necesidades de cambio estratégico y organizativo para superar la barrera de adaptación al nuevo ciclo.

En este sentido, el 63% de las entidades han sufrido modificaciones en su financiación, siendo mayor este impacto en aquellas cuya financiación está basada en los mermados fondos públicos.

Aquellas organizaciones cuya labor se centra en la integración social, en la promoción de los derechos humanos y la participación son las que más han visto afectado el desempeño de su labor, dado que la crisis económica está perjudicando principalmente a las personas más vulnerables y en riesgo de exclusión social, agrega el estudio.Es decir, esto se traduce en que los programas y proyectos experimentan un aumento en la demanda, mientras que, al mismo ritmo, un decrecimiento de recursos amenaza la continuidad de los integrantes de los equipos configurados con la finalidad de desarrollar un cronograma de acciones y cumplir con los objetivos marcados en el plan de trabajo.

Por tanto, en el actual contexto, el sobresaliente nivel formativo de los profesionales de la gestión de la Accion Social combinada con la falta de determinación, ante una descarada falta de apuesta por fortalecer el sistema del Bienestar Social, nos conduce a una preocupación atomizada en una pregunta: ¿Hay fuga de cerebros en el Tercer Sector?

Sostenibilidad global, un desafío ineludible

Beatríz Lorenzo.- La idea de un modelo de gobernanza global sostenible urge cada vez más en la actual situación, no sólo económica, sino también social y geopolítica. La conservación de la tierra y los espacios y recursos naturales aparece cada vez con más relevancia en la búsqueda de un desarrollo sostenible. Naciones Unidas calcula que en total casi 20 millones de hectáreas de tierras de cultivo – un área equivalente a la mitad de tierras cultivables de toda Europa – ha sido vendida o está en proceso de adquisición en el tercer mundo.

 Uno de los estudios más completos sobre la cuestión es probablemente el publicado en 2009 por el Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo (IIED), que certifica que la apropiación de tierras es un fenómeno en ascenso, y advierte de que es cada vez mayor el riesgo de que campesinos pobres acaben siendo expulsados de sus tierras o pierdan el acceso al agua y a otros recursos.
 
Además, el neocolonialismo agrario le arrebata sin duda el trabajo al campesinado y crea tensiones sociales extremas y violencias civiles. En relación con este tema, la biodiversidad y su gestión se están convirtiendo en los temas clave de la agenda sostenible de los últimos tiempos.
En esta línea, el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) anunció  recientemente en Tokio que está preparando una Guía Corporativa de Valuación de Ecosistemas que proporcionará un marco para las empresas a evaluar y valorar su impacto y dependencia en la diversidad. ”Las empresas que entienden y valoran su ecosistema tendrán una gran ventaja sobre sus competidores”.
 
La guía de valoración, que WBCSD lanzará el segundo trimestre de 2011, ayudará a las empresas a poner en práctica los objetivos y las soluciones propuestas por el estudio de la Economía de los Ecosistemas y Biodiversidad (TEEB), una importante iniciativa internacional impulsada por los ministros de Medio Ambiente del G-8 para analizar los beneficios económicos globales de la diversidad biológica y los costos de su pérdida.
 
En general, las pautas marcadas para buscar solución a los problemas globales se orientan cada vez más por la senda del desarrollo sostenible. Nacen así conceptos como el de la “ecologización de la economía”, que tuvo ya su origen en el Informe Brundtland de 1987, que el define al desarrollo sostenible junto al rol del crecimiento económico, la equidad social y el papel de los poderes políticos: “Responder a las necesidades esenciales requiere no sólo una nueva era de crecimiento económico para las naciones en las cuales la mayoría es pobre, sino también la seguridad de que los pobres recibirán una porción justa de los recursos necesarios para mantener el crecimiento económico. Tal equidad debiera ser apoyada por los sistemas políticos para que aseguren la participación real de los ciudadanos en decisiones políticas y una mayor democracia en las decisiones internacionales”.


(Beatriz Lorenzo es directora editorial de falaRSE)

Victoria Kent: “Precursora de dignidad y reinsercción social en las cárceles españolas”

Perfil de Victoria Kent

Descubrir las claves biográficas de la trayectoria vital de Victoria Kent ofrece intensos resultados. El hecho de conocer cuales fueron los detonantes de su participación activa en política, la decisión de poner veto al voto de la mujer en etapa republicana o la gestión al frente de la Dirección de Instituciones de Penitenciarias no pasan desapercibidas para los apasionados y seguidores de los activos sociales que, con sus decisivas actuaciones, acabaron marcando la historia de la sociedad.

En el caso que del perfil de Kent, su continuo y tenaz trabajo por dignificar a las personas privadas de libertad, así como el intento de normalizar la imágen de las cárceles ha acabado convertido en una referencia para los actores que desarrollar planes, programas o iniciativas en pro de la reinsercción.

De hecho, el legado prestado altruistamente por Victoria Kent logró iniciar un nuevo rumbo con la finalidad de recuperar a aquellas personas que lesionaron, por un motivo u otro, las normas de convivencia plural y respetuosa en la sociedad.

La reinsercción y las posibilidades que presenta fueron avistadas en la distancia por nuestra ‘Referencia’ recomendada.

Todo sobre la historía de Victoria Kent