Territorios ajenos

El intento de ocupar las áreas indígenas


Las discrepancias no son menores en como afrontar el mayor reto de este siglo y uno de los principales de la humanidad: el cambio climático. Según los países europeos y algunas de las ONGs de referencia, implementar políticas que redunden en crear un 30% de Áreas Protegidas evitará la acelerada evolución del calentamiento global. Es decir, evaluar que zonas son más sensibles a nivel medio ambiental y ecológico con la finalidad de crear anillos de acceso restringido a estos entornos.

Este postulado no convence a todos. Más bien genera un gran malestar en organizaciones como Survival Internacional. Considera que esta propuesta de los principales países, responsables del problema, es una perfecta una maniobra de distracción para engañar al mundo entero y constituye en la actualidad la Gran Mentira Verde.

¿Qué supone esto? Pues, para diversos colectivos, es un nuevo intento por controlar zonas ricas en recursos naturales, sin tener en cuenta a los pueblos indígenas u originarios que son susceptibles de ser expulsados o desplazados de su territorio con el único fin de explotar industrialmente sus espacios de vida. Una cuestión a la que se oponen diferentes movimientos por entender que se trata de una medida muy lesiva para poblaciones con unas históricas raíces en zonas de una importante preservación y cuidado del patrimonio natural.

En resumen, el modelo de económico y social, centrado en la extracción desmedida de recursos, persigue controlar aquellas áreas en las que tradicionalmente se ha priorizado la salud de la tierra y la buena conservación de los recursos naturales.

Una treta muy habitual para ocupar lugares que llevan décadas, sino siglos, siendo gestionados por pueblos con arraigadas tradiciones a la tierra. Por comunidades muy sensibles al concepto de integración al medio y no adaptación del medio a su modo de vida. Pues, en esa clase de escenarios quieren ahora entrar los países con mayor responsabilidad en las consecuencias del cambio climático. Y ceder ante tales intenciones sería parecido a dejar “al zorro al frente de un gallinero”. Nadie duda de los fatales resultados que podría acarrear ver cumplida una pretensión de esta naturaleza.

Y, lamentablemente, el intento por invadir territorios ajenos continuará.

La denominada ‘Gran Mentira Verde’ fue una de las temáticas centrales del congreso descolonización y conservación, celebrado en la ciudad francesa de Marsella. Uno de sus notables ponentes ha sido Juan Pablo Gutiérrez, defensor de Derechos Humanos, activista, fotógrafo y Delegado Internacional de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) y del Pueblo Indígena Yukpa (Colombia).

*Entrevista a Juan Pablo Gutiérrez, defensor de Derechos Humanos, activista, fotógrafo y Delegado Internacional de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) y del Pueblo Indígena Yukpa (Colombia).

Deja una respuesta