¡Crucemos los dedos!

Joel Bolsonaro, presidente de BrasilAl norte y al sur. En Estados Unidos y en Brasil. En estas dos latitudes del eje americano se localizan dos posiciones políticas contrarias a abrir la puerta al inmigrante o aceptar que existen otras culturas en el territorio. Ambos coinciden en el hecho de justificar la discriminación de personas. En entregar su fidelidad a unos ideales instalados en el rechazo al diferente y excluir en un rincón cualquier política relacionada con la integración. Sigue leyendo