Travesía de la vida

p26a7705
No hay nada más humano que tratar de salvar la vida. Es un sentimiento tan hondo como único. Resulta inexplicable pero así somos. Buscamos por todos los medios posibles evitar lo imposible: huimos con pavor de ese paso, desde luego, crucial.

Decía una sabía voz que un día conocí en la hermosa ciudad de A Coruña que “nunca se nos enseña a morir”. Aquella frase la escuche en una tarde cargada de vitalidad a pesar de la transcendencia del mensaje. Aseguraba que el asunto de la muerte se había convertido en un horizonte tabú por la cobardía de no afrontar el tema desde la infancia. Y no le faltaba razón. Es bien cierto que no empeñamos en perseguir la sombra del tiempo extra, de obtener un rato más de existencia, en lugar de prepararnos con naturalidad para algo irreversible y difícil de evitar. Tarde o temprano (esperemos que cuanto más se dilate el momento mucho mejor) llegaremos a ese punto de nuestra existencia. Pero, entretanto, seguimos en una posición inmovilista. Insistimos en desafiar al riesgo de vivir.
Desde los primeros pasos de la humanidad, si algo hemos compartido, ha sido el papel de supervivientes. Cada día se traduce en un mérito. En un hecho extraordinario.

En las últimas horas, un valiente marinero de la Ría de Pontevedra nadó una hora y media tras el naufragio de su barco (Nuevo Marco), al colisionar con una batea en medio de la oscura madrugada. Un despiste, después de una noche de faena, llevó al fondo del mar a tres de los cinco tripulantes del pesquero. Para salvarse retó al frío y al viento. Emprendió una peligrosa travesía abrazado al flotador de la vida. En cada brazada la esperanza ampliaba la musculatura; en cada metro el renacer estaba más cerca. Y todo a base de un sufrimiento extremo, extenuante. Llegó a una pequeña playa de la costa, tras cruzar las profundas aguas de la incertidumbre, con la meta de pisar tierra y pedir ayuda para sus compañeros, entre ellos su padre. Pero, desgraciadamente, mientras él braceaba las constantes vitales de tres de ellos se apagarían por las bajas temperaturas. La temida hipotermia no respetaría el deseo de que aquello acabase siendo un mal recuerdo sin mayores consecuencias. Se impuso y cumplió con su amenaza. Y, a las puertas de casa, dieron el último aliento de vida sin poder despedirse de los suyos. Una crueldad que solo avivó el triste recuerdo de quienes pasan por la misma situación en el mar cuando tratan de huir de la guerra y la pobreza de sus países. De seres humanos que optan por la travesía de la vida como última alternativa en la antesala de la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s