Cuando salí del infierno

No hubo piedad.  El terremoto sobre la ciudad de Managua,  en el año 1973, cimentó uno de los infiernos sociales y humanos más importantes de las últimas cuatro décadas. Allí residieron dos mil personas con la esperanza de colgar el gancho algún día; un inseparable utensilio con el que rebuscar entre los desechos alguna pieza de metal con la que poder sacar unos pocos córdobas (nombre de la moneda local).

El vertedero de la Chureca ha sido reconvertido en un barrio popular de Managua Sigue leyendo