La doble condena de Gulnaz

El asunto debería estar clasificado entre los más graves atentados a las normas más de convivencia a escala mundial. La comunidad internacional invierte recursos en el envío de armamento, ejércitos, observadores internacionales en ciertos contextos donde parece existir una supuesta desestabilización o depresión democrática y, sin embargo, ignora o se pone de perfil ante el atropello de los derechos humanos a todos los niveles.

Sería una irreparable equivocación limitar esta problemática a una cuestión de violencia de género e injusticia social. Para empezar, una violación continuada o no atenta contra la dignidad y los derechos más básicos del ser humano. Sea cual sea su sexo, cultura o religión. En cada ocasión que se repite un hecho de esta naturaleza, el contador de daños y lesiones personales se pone a cero.

El escenario que nos golpea, estos días, en las conciencias con nuevas imágenes está basado en un modelo de convivencia que solo garantiza, por un lado, la desigualdad y, por otro, un buen trato a tan solo una parte”. Ser mujer en Afganistán puede conllevar que, dependiendo de quién te arrolle con los instintos más bajos desatados, la cárcel sea un destino inexorable simplemente por “la indecencia de no remediar un execrable ataque a la intimidad”.

Gulnaz, una joven de 19 años, se encuentra en una auténtica encrucijada. La única salida posible a su estrambótica situación pasa por emprender una huída hacia adelante contrayendo matrimonio con su agresor, y evitar así ser encarcelada durante 12 años por sufrir una violación practicada por el esposo de su prima… Según parece, las leyes del país asiático sí contemplan el delito la violación, pero con penas de prisión que debe afrontar la propia víctima al considerarlo adulterio por mantener relaciones fuera de la pareja.

Si la imagen mitológica de la justicia se quitase la venda de los ojos, se toparía con una legislación que solo favorece la impunidad de los hombres ante cualquier caso de abuso sexual. Un increíble contexto en el que desequilibrio de la balanza atribuye la máxima responsabilidad a la mujer, quien se convierte en víctima y delincuente por un mismo hecho.

Este atolladero aparenta insalvable. De no obedecer a las recomendaciones de aceptar una boda infectada no solo podría acabar en la cárcel sino que  Gulnaz podría ser sacrificada con la finalidad de purificar el honor y prestigio familiar, lo cual también apunta a una aceptación social y cultural de las normas.

Ante esto, lo más indignante ha sido la reciente intervención militar de países occidentales como Estados Unidos, Reino Unido, España, Francia, entre otros, con unos desastrosos resultados del 0,707 reflejado en el Índice de Desarrollo Humano (IDH), elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este indicador social se compone de tres parámetros: Calidad de vida y longevidad, educación y nivel de dignidad.

El último informe de 2011 sitúa a esta sociedad a la cola mundial ocupando el puesto número 173. A esto se añade una de las mayores puntuaciones en el Índice de Desigualdad de Género a nivel planetario con una clasificación de 141 puntos, cuando países como Noruega alcanzan una nota del  6, muy cerca del 0 (dato en el que se alcanza la igualdad integral).

Tras una presencia militar e internacional en el país, con el fingido objetivo de incrementar los niveles de calidad democráticos y mejorar la convivencia en la zona a través de planes y programas de cooperación, se pone al descubierto el intento fallido de prostituir la Ayuda al Desarrollo a políticas despiadadas por controlar una zona con intereses energéticos y geoestratégicos.

Entretanto, la joven Gulnaz seguirá sometida a un sistema y a unos recios edictos sociales y culturales ante la insultante ausencia de recursos y proyectos efectivos de lucha contra la desigualdad de género como otra forma de abordar, transversalmente o no, en función del criterio, la pobreza en una determinada realidad.

Actor Social – Educar en la violencia prepara a los futuros maltratadores

Norelys Rivas.- Surge con renovado ímpetu una  forma de violencia que se está extendiendo y va tomando cuerpo, y es así como asoma en la escena educativa el término Bullying  y con sorpresa he observado lo común que resulta  hoy día que las instituciones educativas estén apareciendo más a menudo en las páginas de sucesos de los periódicos, que en la sección de educación y cultura, no solo en Venezuela. Situación que Resulta preocupante y debe llamar a la reflexión a  los miembros de la comunidad educativa, Más aun cuando los episodios de violencia en dichos centros parecen tener una gran capacidad para atraer a la atención pública, causando alarma social. Sería bien interesante que no solo genere alarma y llame la atención del colectivo, es preciso además que se tomen medidas entorno a la situación y se busquen los correctivos necesarios para minimizar esta práctica tan generalizada hoy día en nuestras instituciones educativas.

Es importante no  confundir estas situaciones de violencia escolar con los típicos altibajos que se producen en las relaciones entre compañeros de colegio, sobre todo a lo largo de la etapa de la adolescencia y pre-adolescencia.

Educar en la violencia y el maltrato solo forma futuros maltratadores y deja profundas huellas en ellos difícil de borrar.

Para leer el resto del artículo haz click sobre este link:

Acoso Escolar (Bullying)

(Norelys Rivas es licenciada en Educación y trabajadora en el ámbito social en  la prevención del maltrato y la violencia contra la niñez y adolescencia, por los derechos y los valores fundamentales de la familia en Puerto Ordaz, Ciudad Guayana/ Venezuela)

La ‘prima de riesgo’ de los #Programas 20N

Es una jornada de reflexión en la existe la sensación política de que “todo está muy claro en España. Albergamos la incertidumbre de que esto sea positivo para una democracia”. Tal y como marca la legislación actual es un día destinado a meditar, pensar y calcular las consecuencias de un voto. La orientación del mismo se presupone que está basada en un previo ejercicio de contraste de programas electorales presentados por las formaciones políticas que pretenden representar las inquietudes y necesidades de la ciudadanía.

Resulta curioso que las primeras líneas de este post se deslicen de forma incauta por un idealismo sospechoso. Eso sí, nadie duda de los honestos inicios y propósitos de un partido político, colmados de ideas y visión colectiva. Pero, la evolución natural acaba por perder las coordenadas iniciales y navegar a la deriva alejado de la realidad cotidiana. Los denominados asesores, a los que nunca les ponemos cara, cumplen con su misión de dibujar un contexto a conveniencia del político de turno que suele estar más lejos que cerca de los problemas y necesidades colectivas.

Improvisada reivindicación

En un arrebato de desconocida responsabilidad hemos revisado algunas propuestas electorales centradas en la Política Social y Ayuda al Desarrollo, incluidas en los diferentes programas. Labor que ha sido factible gracias a la dedicación, vocación pedagógica y sencillez del conocido como ‘Colectivo #Programas’. Este grupo de politólogos nos concede la oportunidad de profundizar en las bases de cada partido, a disposición del elector en la mesa electoral correspondiente, sin estar obligados a rebuscar en la red o en cada sede local con la consiguiente inversión de tiempo.

Una iniciativa que, por un lado, valoriza el oficio de los analistas profesionales de la política y, por otro, abre la puerta de la accesibilidad al mapa electoral a todos los interesados en depositar la papeleta en la urna con el máximo criterio. Bien es cierto que, con el histórico avance de las tecnologías y la aplicación de herramientas 2.0, los partidos se han visto en la encrucijada de implementar medidas de reciclaje virtuales en estilos, formas y perspectivas antes de presentar su ideario a la sociedad. De ahí que, a día de hoy, los documentos que contienen los programas son ‘de facto’ ese elemento de consulta antes de optar por una u otra papeleta.

No obstante, un blog #Programa 20N trasformado en fuente de consulta, hasta la fecha, para miles de personas es una inteligente forma de reivindicar la accesibilidad, facilidad e interés real del ciudadano por conocer “quién y qué promueve”. Ahora bien, la revisión personal efectuada en diversos programas sobre las acciones previstas en el apartado de políticas sociales nos ha llevado a transitar por un largo pasillo con la mayoría de las puertas cerradas o semi cerradas.

La política social muestra un excesivo cansancio de ser usada, en cada mitín o discurso, como el reclamo de una buena oferta de la que se ignora la letra pequeña. Los principales pilares del Bienestar Social (Empleo, Sanidad, Educación, Protección y Servicios Sociales) son reflejados por casi todos los partidos con evidentes visiones diferentes, aunque con un punto común en todas las opciones: Cualquier posible acción o avance queda supeditada a la situación económica de los próximos años.

Un 20 de noviembre de 2011 que parece ocultar una elevada prima de riesgo para la práctica de las políticas sociales y justificar así el irreparable destierro del compromiso solidario a la isla del olvido.

Semaforos en verde para las otras voces de Isarel y Palestina

Emprender el camino hacia la paz es uno de los rumbos más inteligentes para habilitar espacios  de convivencia equilibrados y plurales. Es cierto que, según las entendederas del receptor, esta gran idea se  puede ver con una perspectiva exclusivamente utópica.

Para romper con el nocivo y conservador modelo de la arquitectura de las ideas acomodadas en los imposibles, en aquellas dificultades insalvables que solo incitan a bajar los brazos, aparecen en escena organizaciones civiles con ánimo de llevar “muy bien” la contraria a una buena parte de la sociedad.

Foto: Pelu Vidal

Con un estilo elegante y depurado, Asamblea de Cooperación Por la Paz acomete una misión compleja, pero no imposible: Importar la pacificación al principal conflicto de Oriente Medio. Sin obscenas cumbres políticas y respetando la absoluta autonomía de los pueblos palestinos e israelí, ACPP consulta, escucha, habla y reflexiona con los colectivos sociales de las dos partes del ‘infame muro’ con la finalidad de constatar y contrastar su visión sobre el conflicto.

Autores de grabados del realismo, ACPP reconoce que la misión no es fácil. No lo es porque existen otros agentes interesados en que así sea. Perpetuar la inestabilidad puede ser un gran negocio para unos pocos que residen tanto dentro como fuera del confín de los dos países. La práctica de la paz es un valor que no ofrece grandes dividendos a todos los niveles. Es tan solo una necesidad para un correcto desarrollo humano.

Cumplir con el derecho a vivir sin amenazas o riesgos extremos, provocados por un conflicto bélico  con interesadas porciones de invención, no parece responder a un negocio rentable.

Resignarse a resistir tal hostilidad es una injusta condena para dos pueblos que buscan con ahínco la puerta de salida más próxima para abandonar un contexto político y social impuesto, excluidos de cualquier opción de elección para decidir la hoja de ruta de su propio futuro.

Asamblea actúa tal y como suena la bella palabra latina: Con una proyección horizontal. Optimizando sus grandes virtudes y aprendiendo de algunos defectos. Es decir, abonados al afán de superación diaria. Un enfoque que fortalece  el proyecto de ‘pacificación civilizada’  y permite reajustarlo en aquellos aspectos que así lo requieran…

Ahora, un documental audiovisual, elaborado por un equipo de reporteros de la ONGD Agareso, comandado por Luisa Pérez Puga, muestra con milimétrica precisión los avances y actuales resultados de una empresa que trata de asfaltar y acondicionar ‘los caminos que conducen a la paz’.

Un destino anhelado para el que ACPP ya se encargado de instalar todo tipo de señalización. Así pues, perderse en el primer cruce de caminos es una cuestión de desinterés, despreocupación o voluntad social por que existe constancia de que los semáforos están perennemente en verde para escuhar a las otras voces de Israel y Palestina.

Conoce en profundidad el proyecto: ‘Caminos de Paz. Otras voces de Israel y Palestina’.

          Otras acciones de visibilización de Agareso y ACPP en Palestina

Capacitada para ser madre…

El otoño se comporta con pereza y no desea aparecer hasta bien entrado el mes de octubre. Por eso, el buen tiempo se impone con amabilidad y preside todos los rincones en esta moratoria veraniega. La mayoría opta por no portar más que las prendas imprescindibles de ropa.

Es domingo y las caras de relajación son habituales entre los que deciden pasear a mediodía, después de jactarse de no haber madrugadado por un día… En todos los cruces de caminos la percepción es la misma.

Un carrito, una bicicleta, una pelota, un muñeco como fiel compañero o un grito de emoción infantil decoran el paisaje visual y sonoro de un parque con espacios de esparcimiento, especialmente, dedicados a dos generaciones situadas en los dos extremos de la vida: Las futuras y las veteranas. La convivencia es multigeneracional. Abuelos, padres e hijos disfrutan del único día festivo de esa semana.

Como es tradición, los parques infantiles registran esos curiosos ‘picos’ de masificación en días tan señalados: El tobogan y los columpios son los preferidos por niños y niñas que esperan con impaciencia su oportunidad, y miran con cierta envidia a aquellos que llegaron antes.

La postal dibujada podría representar la vida cotidiana y familiar de cualquier pueblo, villa o ciudad del mundo, con independencia de la lengua, cultura, raza o religión. Las posibilidades de recorrer el planeta y topar con esa escena dominguera son muy elevadas. Pero, no necesitamos viajar demasiados kilómetros para coincidir con un generalizado domingo en familia. Nos encontramos en el ayuntamiento coruñes de Arteixo, donde algunos brujos dedicados al fútbol han pasado a la historia de este deporte rey: Arsenio Iglesias es el mejor ejemplo de ello.

De repente, la atención se deteniene con admiración en una madre jugando con su pequeño, el cual agarra con pasión un balón mal inflado. Lo escucha con esa ternura que solo las madres son capaces de fabricar de modo innato: “El intangible cordón materno/filial se manifiesta con hechos”.

A una corta distancia, el padre celebra la hermosa relación de ambos refugiado en la discrección del silencio. Camina atrasado un par de metros. Se esmera en empujar con la máxima suavidad una silla de ruedas. Logra que la moderación también forme parte de la incercia… La naturalidad se convierte en una inseparable estela al paso de esta familia.

Al ingresar en uno de los espacios destinados al juego infantil, el niño es advertido que está obligado a respetar el turno de sus compañeros/as. Se desprende con rápidez de tal responsabilidad asintiendo con la cabeza y soltando el balón con un involuntario desaire ante los pies de una inconforme madre; quien solicita la maxima tranquilidad en sus incontrolados aspavientos.

Transcurrieron cerca de treinta minutos hasta que el paseo alrededor de un estanque nos condujo al mismo punto donde haíamos dejado la mirada social más acentuada de aquella jornada. El pequeño abandona a prisa el parque por regalarle un beso en la mejilla a su madre. Posteriormente, le susurra al oído y sonrien, de nuevo, mirandose mutuamente a los ojos: “Solo ellos dos saben cual es el ignoto secreto de su felicidad”.

La ternura se acababa de presentar despeinada y sin arreglar demasiado en esa mañana, casi tarde, de domingo. Prefería la frescura y naturalidad, al maquillaje y el traje recien planchado para una ocasión, en la que no hizo falta valerse de la aplicación de leyes, vinculadas a la discapacidad (Liondau o Autonomía Personal y Atención a la Dependencia), para conocer una nueva expresión de la integración normalizada, gracias a la serena reivindicación de una madre capacitada