¿Dónde está la generación ni-ni?

Identificación de jóvenes pasivos

La Confederación de padres y madres de Alumnos (COFAPA) digiere con gran satisfacción los resultados obtenidos por el informe ‘Desmontando a ni-ni. Un estereotipo juvenil en tiempos de crisis’, realizado por el Instituto de la Juventud (INJUVE).

Al contrario del papel que algunos estratos de la sociedad otorgan a las generaciones del futuro relevo, este estudio sociológico califica a los jóvenes de España como ‘protagonistas y motor del cambio que necesita la sociedad’.

Este trabajo desmonta los pilares de una imágen ‘muy negativa’ de la juventud actual. Estas supuestas valoraciones, situando al futuro natural de la sociedad en una posición de escasa esperanza, quedan en entredicho gracias a la elaborada y rigurosa labor realizada por los expertos en sociología del INJUVE.

Entre las particularidades, el sociologo responsable del estudio, Lorenzo Navarrate, destaca que la falta de motivación para asumir responsabilidades no se presenta en el grupo de población posicionado entre 16 a 19 años. Un escenario contrario sólo lo encontraríamos en los jóvenes instalados en la franja de edad de 20 a 24 años, una de las más castigadas por la desconsideración social. Aún así, la falta de estimulos se presenta en pequeñas proporciones.

Todo parece indicar que la estigmatizada generación, por una supuesta pasividad, está en clara decadencia. El hecho de vivir a la “sopa boba” es practicado por una minoria, no superior al 5% de los jóvenes que superan la veintena, mientras que los que se encuentran por debajo de este umbral no alcanzarían el 2%.

Y, la proporción decrece al contrastar los datos de la EPA (Encuestra de Población Activa) de otros ejercicios anteriores a 2009, año utilizado como base principal del estudio, entre otros.

Sin duda, el último grupo referido es el que más demuestra respirar aires de dificultad cuando reflexiona sobre el campo laboral. En concreto, la sensación de frustación aumenta a medida que el nivel formativo es más elevado. Tampoco, las conclusiones del trabajo conceden a la denominada generación ‘ni-ni’ demasiado espacio y recorrido para subsistir en el futuro. Más bien, parece que estaríamos asistiendo a algo residual, recurriendo a términos técnicos de una cuidada investigación social.

El riesgo de desorientación no amenaza a la gran mayoría de jóvenes que, en principio,  descartan el cómodo y poco productivo refugio de la filosofía “ni-ni” como una alternativa ante la actual situación de crisis. Entre los dos segmentos de edad analizados no se llegaría a una suma del 7% que han expresado su voluntad de no enterrar aquello de “ni estudia, ni trabaja” o seguir un modelo basado en un hedonismo radical, “un estilo  de entender la vida que no sólo se circunscribe a las edades más tempranas”.

Casualmente, los resultados del estudio abren un campo para nuevos interrogantes sobre el grado de responsabilidad de los padres, la comunidad educativa, los medios de comunicación y la propia sociedad con respecto a una parte de la juventud tan poco activa ante los acontecimientos, y los extendidos estigmas transformados en prejuicios sociales para los menores de 35 años. Aunque lo más significativo e inmediato para la Sociología y el Trabajo Social, quizás, se sitúe en despejar: ¿Dónde está la generación ni-ni? 

 

Actor Social – “El único denominador común era la ausencia de todo sentido común”

Cárcel o prisión en España

Tomas Acuña.- Trabajar como funcionario de prisiones desde hace más de dos décadas permite hacer un importante recorrido por el pasado. Recuerdo que en el departamento de menores había personas desde los 16 años hasta los 25. Había protegidos de los protegidos. Internos que se refugiaban de otros internos que a su vez se refugiaban de otros; los motines, altercados y desordenes colectivos estaban a la orden del día. Sigue leyendo

El grifo de las oportunidades solo vierte para una minoría

El agua es un bien escaso para la gran mayoría de la población. Es un enunciado muy reiterado en el tiempo, pero obviado con frecuencia por los mandatarios del denominado concierto internacional. Aquellos que tiene la llave en la mano para abrir y cerrar el grifo de la igualdad de oportunidades.

En el asunto del suministro del líquido elemento volvemos a encontrar elevadas desigualdades, en función del contexto geográfico donde fijemos la mirada. Dada la urgencia del asunto, sería necesario elaborar un mapa en el que los esfuerzos de la cooperación al desarrollo eviten los problemas futuros.

El cambio climático es una realidad, por mucho que se empeñen en provocar una ceguera global para continuar con impunidad y sin cambios incómodos para los que tiene un credo inalterable en desarrollarse a base de asfixiar los recursos del planeta. En el inventario de bienes en riesgo de sufrir una sequía sin precedentes hayamos el agua. Sin embargo, la gestión es nefasta, desigual y poco solidaria con los pueblos y sociedades mermados por una posición poco privilegiada para su consumo y disfrute.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha señalado que cada 20 segundos muere un niño o niña a causa de una enfermedad derivada de la falta de agua potable y que, con este ratio de mortalidad, se pierden 1,5 millones de jóvenes vidas al año.

Resulta intolerable digerir datos como dato instalado en la frialdad y una interesada pasividad. Miles de millones de euros y dólares destinados a proyectos de desarrollo para garantizar necesidades de primer orden y nos tropezamos con una cascada de perdidas humanas que forman parte de las futuras generaciones.

Se estima que en el año 2025, 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con una gran escasez de agua y dos tercios de la población mundial lo hará en condiciones de carencia extrema, datos elaborados por los exhaustivos estudios ONU Agua, una coalición integrada por representantes de 24 organizaciones del foro mundial.

Esta crítica situación para el desarrollo humano no contrasta con el fatídico uso del líquido vital. En la actualidad se destina 70 por ciento del agua dulce al riego, un 22 por ciento a la industria y alrededor de ocho por ciento al uso doméstico. Estos porcentajes se registran en aquellos lugares donde el saneamiento y abastecimiento no es una utopía.

Pero, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ha logrado contrastar que más de 884 millones de personas no tienen agua potable en el mundo. Y cerca 2.600 millones de seres humanos carecen de un sistema que permita beber sin restricciones o aplicar hábitos de higiene personal condicionado por la escasez.

De las 6.000 millones que habitan el planeta, el grifo de las oportunidades solo vierte para una minoría, a pesar de ser un remarcado Objetivo de Desarrollo del Milenio, a pesar de los enormes esfuerzos económicos dedicados a través de planes de cooperación.

A pesar de todo esto, la gran mayoría de los niños y niñas del planeta tienen sed.

Comunicación para un desarrollo inclusivo y sostenible

Natalia Puga.- La Comunicación para el Desarrollo es todavía una disciplina en fase experimental y de tímida implantación en los proyectos de cooperación internacional para el desarrollo promovidos desde este país, pero en los últimos años han surgido interesantes iniciativas que iremos estudiando en sucesivas reflexiones en Referencias. En el marco de esta inquietud surgido entre los profesionales del tercer sector y del mundo comunicativo se enmarca el Encuentro de “COMUNICACIÓN, INCLUSIÓN Y DESARROLLO SOSTENIBLE” celebrado en Córdoba entre los días 20 y 21 de octubre de 2010.

Con la mirada siempre puesta en América Latina, donde se puede localizar el germen de la comunicación para el desarrollo entendida como una manera diferente de hacer comunicación, enfocada a mejorar la calidad de vida de las personas, en este encuentro  se reunieron diversas organizaciones de Europa, África y América Latina para exponer sus experiencias en el ámbito de la comunicación para el desarrollo.

El objetivo del encuentro, promovido por el Centro de Iniciativas para la Cooperación CIC Batá, era intercambiar el trabajo que se está realizando, así como mostrar los resultados que se están consiguiendo, los obstáculos y los retos que se han de afrontar. Y el objetivo se alcanzó.  Se llegó a el con la suscripción del documento “Propuestas desde Córdoba por una comunicación para un desarrollo inclusivo y sostenible” por parte de quince entidades sociales y departamentos y estudiantes de diversas universidades de los tres continentes implicados.

AGARESO tuvo la oportunidad de formar parte de este encuentro y quiso trasmitir su forma de entender la comunicación para el desarrollo, como una herramienta de evidente utilidad a la hora de promover procesos de cambio y un desarrollo humano hacia una sociedad más inclusiva y más justa. 

Hablar de CpD para esta entidad es hablar de personas, de ciudadanos con potencial comunicativo, pero que no han tenido la oportunidad de desarrollar sus capacidades. Hablar de CpD es hablar de la brindar la oportunidad a comunidades y sectores de la sociedad que han estado silenciados por causas ajenas a su voluntad, que incluso han sido relegados a situaciones de exclusión social y de marginalidad. Es hablar de darle voz a personas que han sido privadas de ella, de facilitarle las herramientas para que puedan comunicarse y de dejar que se expresen. Sus aportaciones al mundo y al desarrollo humano serán mucho mayores de las que aportaciones que se puedan hacer desde las entidades que nos dedicamos a facilitarles, simplemente, un conocimiento comunicativo del que habían sido privados.

Una entidad con estos principios como base de trabajo no podía sino suscribir las propuestas formuladas en Córdoba, en un encuentro en el que ha sido unánime la conclusión de que “la comunicación es fundamental en la construcción de una sociedad democrática y plural, donde las identidades culturales de sus ciudadanos y ciudadanas se fortalecen, como punto de partida para proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales y la convivencia intercultural, haciendo posible una auténtica apropiación de los procesos de desarrollo. Además, la comunicación nos hace apasionados por la acción y la reivindicación de aquellos derechos que nos pertenecen, que son inherentes al ser humano”.

Las entidades que han suscrito este documento concluyeron que el compromiso de las organizaciones que trabajan la Comunicación para el Desarrollo “es esencial en muchas comunidades para defender el derecho que tienen todas las personas y todos los pueblos (sin distinción de su procedencia, cultura, orientación sexual o religión, mediante la información y la educación, con los medios legales y materiales, incluidos los medios tecnológicos necesarios) a acceder a los medios de comunicación que consideren adecuados, sea cual sea la naturaleza de éstos”.

Las organizaciones participantes hacemos consideraciones y planteamos los objetivos que creemos que deben marcar el futuro de la CpD en el siguiente documento:  Propuestas desde Córdoba por una comunicación para un desarrollo inclusivo y sostenible.

(Conoce las conclusiones del encuentro descargado el documento oficial elaborado en formato PDF: Propuestas desde Cordoba CpD)

Victoria Kent: “Precursora de dignidad y reinsercción social en las cárceles españolas”

Perfil de Victoria Kent

Descubrir las claves biográficas de la trayectoria vital de Victoria Kent ofrece intensos resultados. El hecho de conocer cuales fueron los detonantes de su participación activa en política, la decisión de poner veto al voto de la mujer en etapa republicana o la gestión al frente de la Dirección de Instituciones de Penitenciarias no pasan desapercibidas para los apasionados y seguidores de los activos sociales que, con sus decisivas actuaciones, acabaron marcando la historia de la sociedad.

En el caso que del perfil de Kent, su continuo y tenaz trabajo por dignificar a las personas privadas de libertad, así como el intento de normalizar la imágen de las cárceles ha acabado convertido en una referencia para los actores que desarrollar planes, programas o iniciativas en pro de la reinsercción.

De hecho, el legado prestado altruistamente por Victoria Kent logró iniciar un nuevo rumbo con la finalidad de recuperar a aquellas personas que lesionaron, por un motivo u otro, las normas de convivencia plural y respetuosa en la sociedad.

La reinsercción y las posibilidades que presenta fueron avistadas en la distancia por nuestra ‘Referencia’ recomendada.

Todo sobre la historía de Victoria Kent

Actor Social – “Existía algo impensable hoy en día: las famosas brigadas”

Tomas Acuña.- Hace 21 años que soy funcionario de Instituciones Penitenciarias, y lo que ha cambiado todo en prisiones, es cierto que todo debe evolucionar, porque todo es dinámico, nada se mantiene inalterable, pero cuando echas la vista atrás y los recuerdos vienen a mi memoria, pienso: ¡Como ha cambiado nuestro trabajo! No se parece en casi nada a lo que era, salvo en que las personas continúan ingresando en prisión y que seguimos aquejados de un mal endémico  parece que perpetuo en esta Administración: “la falta de recursos humanos”…Pero muchas cosas han mejorado, las condiciones de trabajo, las condiciones de los centros, el tratamiento, la aplicación de la normativa penal y penitenciaria, etc.

Las celdas tenían barrotes en las puertas

Aún recuerdo cuando empecé a trabajar en la prisión provincial de ‘La Parda’, en Pontevedra, una prisión obsoleta y antigua, sin condiciones para casi nada, mala para los trabajadores penitenciarios y mala para los internos, había celdas en donde en lugar de una persona, había tres, cuatro y hasta cinco internos. Existía algo impensable hoy en día: las famosas ‘brigadas’, esos dormitorios colectivos donde se hacinaban 20, 25 o hasta 30 internos, y donde por las mañanas cuando ibas a realizar el recuento era muy difícil mantener la compostura por el olor humano que se respiraba. “Era insoportable e incluso producía arcadas”.

Las celdas no tenían duchas. Estaban en una zona común donde los internos se debían duchar con otros internos; no existía la intimidad. Imposible hacer una minima clasificación exigida por una legislación penitenciaria avanzada y moderna, pero que no se podía cumplir por falta de infraestructuras y centros que la permitieran, donde los penados estaban con los preventivos, los que habían estafado con los asesinos, los primarios con los reincidentes.

En el suelo del departamento de aislamiento nacía agua, si no andabas con cuidado te metías un resbalón y acababas con tus huesos en el agua; no solo debías tener cuidado con los ‘iuras’ que había allí si no precaución de no romperte una pierna, un brazo o la clavícula. A todo esto se le añadía que estabas solo con internos con mucha agresividad, odio, desesperanza lo que aumentaba su frustración que terminaban pagando con el que tenían más cerca, fuera interno o funcionario…

(Primer relato de Tomas Acuña de una serie dedicada a las experiencias del pasado y presente de las prisiones en el sistema español) 

Supervisión ‘Real’ a la Cooperación Española en Iberoamérica bajo la sombra de los recortes

División territorial (Ecuador)

La Reina recorre Colombia y Ecuador con la finalidad de profundizar en diversos proyectos de la Cooperación Española, dos países declarados prioritarios para nuestro país en el Plan Director.

La intención es conocer el trabajo de los cooperantes españoles en el extranjero. Es habitual que, con carácter anual, Doña Sofia profundice en el estado de nuestra cooperación.  El mismo hecho se registro en Haití y República Dominicana, en 2009, y Kenia y Etiopía en 2010.

En Colombia, destaca un proyecto de la Fundación Escuela Taller en el barrio bogotano de La Candelaria que entró en funcionamiento en 2006. Desde esta acción, se promueve la formación de la juventud a través de actividades de construcción, elaboración de papel artesanal, carpintería y restauración.

Mientras, en Ecuador, son varios los proyectos que la solidaridad española desarrolla en el país iberioaméricano. Uno de ellos está localizado en el hospital ‘Un canto a la vida’, donde la ONG Manos Unidas, en colaboración con la Fundación Reina Sofía, intenta reducir el importante déficit sanitario de la región sur de Quito.

En la capital, la Escuela Taller Quito I de la cooperación española enseña, entre otras actividades, albañilería, picapedrería, gasfitería, electricidad de construcciones, ebanistería y tallado.

Por otra parte, las iniciativas relacionadas con la ‘Seguridad Alimentaria y Desarrollo Local’ de la Fundación Ayuda en Acción y la cooperación española se encuentran ubicadas en Cusubamba. El prinicipal objetivo es contribuir a la soberanía alimentaría de la población rural de diferentes provincias de Chimborazo y Cotopaxi, en Ecuador, y los municipios del departamento de Chuquisaca en Bolivia.

La visita Real a todos estos proyectos de identidad propia de la cooperación al desarrollo, procedente de la peninsula, ¿tendrá un efecto positivo en las futuras políticas?

Los responsables de las instituciones públicas locales, autonómicas y centrales: ¿acabarán reconsiderando los severos recortes que han sufrido los fondos de ayuda al desarrollo?

Bien es cierto que esta gira forma parte de una agenda diseñada desde hace meses. Pero, no es menos cierto que los gestos institucionales, en una u otra dirección, pueden impulsar, mantener o atascar proyectos o determinaciones políticas. El Tercer Sector desea, evitando posibles precedentes, el incumplimiento de último de los supuestos.

Acción Contra el Hambre construye Letrinas en Túnez y Libia

La ONG Acción Contra el Hambre,  ha comenzado la construcción de letrinas para dar servicio a 12.000 personas que se encuentran en el campamento de tránsito de Choucha, en la frontera de Túnez con Libia. Sigue leyendo